www.noticias.numerostoxicos.info es un espacio donde queremos recoger las noticias más actuales entorno al spam telefónico y el telemarketing, así como todo aquello relacionado con el mundo de Números Tóxicos (telefonía, Internet, acosos y abusos telefónicos, estafas, quejas y denuncias, agencias de recobro, sentencias judiciales...). Queremos ofrecer un lugar para estar informado, y por qué no, para opinar y comentar.


Todos los artículos publicados

Busca en Noticias|Números Tóxicos



NÚMEROS TÓXICOS SOCIAL


El proceso del recobro: paso a paso

Queremos aportar nuestro granito de arena para ayudar a entender, de manera resumida y sencilla, el proceso del recobro, desde que se empieza a deber una cantidad determinada a una entidad bancaria o financiera, hasta que pudiera llegar el juicio monitorio (sólo un pequeño porcentaje llega) o prescribiera la deuda (tarda muchos años).
Primero de todo debemos entender qué es una deuda: una deuda puede entenderse como el impago por un servicio recibido (en el caso de proveedores a empresas, conocidas como las deudas empresariales, que se regirían, en parte, por otros elementos, al ser entidades con diferencia consideración jurídica), pero lo que más nos interesa es identificar la deuda de los particulares. Una deuda de un particular se basaría, principalmente,en las cantidades que una persona física dejaría de abonar a una entidad en concepto de crédito, préstamo al consumo, hipoteca... a lo que se le sumarían, poco a poco, los famosos y odiados intereses de demora (cuidado con estos, están marcados por ley y no deben exceder nunca los límites, pues entonces se puede considerar usura y está sancionado).

  • Primer paso: el impago y los primeros avisos.
Este paso es el primero y necesario (aunque sea sin nuestra voluntad) que empieza todo el proceso. Un simple retraso o impago de una letra conllevará que la entidad bancaria o financiera nos informe de la incidencia. Las formas más comunes son mediante llamada telefónica directamente de la entidad, aviso en el portal web de la entidad bancaria o en nuestro buzón, así como un email informativo. No hay alarma, no se crean alertas en la entidad bancaria, y el proceso da un espacio de tiempo prudencial para pagar, siempre con sus correspondientes intereses de demora. Este paso puede llegar a uno o dos meses.
  • Segundo paso: avisos recurrentes
Si el impago se alarga o se produce un nuevo impago es cuando ya empiezan a alertarse las entidades bancarias. Según su procedimiento interno, cuando las deudas pasan de los tres meses se crea una alerta y se empiezan a producir avisos recurrentes, ya bien sea en forma de llamadas telefónicas, cartas informativas... Pueden bloquearse cuentas o tarjetas de crédito. En esta fase pueden aflorar algunas empresas de recobro, las cuales, sabiendo que existe un corto espacio de tiempo de impago y que hay elevadas posibilidades de recobro, pueden llegar a ser extremadamente insistentes vía telefónica o postal.
  • Tercer paso: inclusión en listas de solvencia

Del tercer mes al sexto mes el impago entra en otro ciclo. Con total probabilidad, a partir del tercer o cuarto mes de impago la deuda sea comunicada a los ficheros sobre solvencia y morosidad, tales como Equifax, Asnef, Rai, Experian, Badexcug... Esta inclusión crea inconvenientes considerables, ya que podemos olvidarnos de contratar nuevos préstamos o tarjetas de crédito, seguros, contratos telefónicos... Hay gente que puede vivir tranquilamente incluido en ficheros de morosos, simplemente porqué no necesitan solicitar o contratar seguros, préstamos o servicios telefónicos, bien porqué no los necesitan, los tienen ya contratados o están a nombre de otra persona. Es sabido por las entidades bancarias que estas inclusiones en ficheros de solvencia ya no desmoralizan o preocupan de sobremanera a los deudores, y su importancia está quedando supeditada a un segundo plano. Es evidente, que la mera inclusión en ficheros de solvencias no garantiza que la deuda sea abonada. 
Cabe destacar, y es un punto importante, que la entidad que os haya incluido en los ficheros, una vez abonada la deuda, tiene la obligación de comunicarlo y eliminaros de ese fichero; también lo puede hacer de manera unilateral el interesado (aportando justificantes del cese de la deuda).
Tras la inscripción en estos ficheros de solvencia llegaran cartas que nos informaran de esta inscripción, dándonos la posibilidad de comunicar errores o declarar nuestra oposición, siempre mediante justificantes. Para consultar estos ficheros debemos hacerlo por escrito, por email o por teléfono, o bien mediante acceso online con los números de referencia de las cartas que recibiremos.
  • Cuarto paso: agudización de los intentos de recobro
Viendo que la deuda se ha estancado en el impago y se alarga en el tiempo, y teniendo en cuenta que los intentos de recobro han sido infructuosos, los departamentos de recuperación de deudas y las empresas de recobro entran en acción. Esta es la peor de las fases, donde la línea legal entre derecho a reclamar impagos al acoso es muy endeble. Llamadas reiteradas durante períodos prolongados de tiempo, cartas postales constantes reclamando el pago y amenazando con procedimientos judiciales es el pan de cada día. La agudización de los intentos de recobro llegan, en ocasiones, a tal extremo que entran en juego otros elementos externos y ajenos, tales como vecinos, familiares, lugares de trabajo... Las empresas de recobros y los departamentos correspondientes de las entidades realizan barridos telefónicos a vecinos de bloque, de calle, o bien a diversos familiares, así como al propio puesto de trabajo. En esta fase es cuando más denuncias por acoso y vulneración de la privacidad hay, así como denuncias por incumplimiento de la LOPD. Este paso puede alargarse en el tiempo años, llegando a tener fases de más actividad y fases de menos, donde incluso las llamadas y cartas cesan por completo, reiniciándose al cabo de meses con diferente intensidad.
  • Quinto paso: vía extrajudicial y amistosa
 En ocasiones, un porcentaje muy reducido, los impagos llegan a iniciar procedimientos de recuperación judicial, los denominados juicios monitorios. En otras ocasiones, llegarán cartas donde se nos condonará parte de las deudas a cambio de acuerdos extrajudiciales de pago o compromiso de pago. Estas quitas suelen ser muy reducidas al principio, creciendo en porcentajes conforme más tiempo pasa del impago. Los balances de las entidades bancarias precisan de recuperar proporciones de deudas, y aunque sea con quitas, siempre les es más beneficioso (incluso con quitas) que cobrarla supuestamente en períodos más largos de tiempo. las quitas pueden oscilar del 15% al 60-70%, quitas más elevadas deberían siempre aceptarse sin detrimento.
  • Sexto paso: la doble opción, por un lado el retorno al cuarto y quinto paso, y por otro la vía judicial
Llegados a este paso, a la entidad bancaria o empresa de recobro les quedan pocas opciones: o denuncia o intenta seguir cobrando la deuda con los métodos anteriores. Si renuncia a un proceso judicial (suelen renunciar debido a las dificultades de reclamar los intereses deudores, las costas, la inseguridad del cobro por insolvencias, el tiempo dedicado, el procedimiento en sí...) vuelven a la vía de los intentos de recobro vía telefónica o postal.
Cabe indicar, que si toda entidad bancaria tuviera que reclamar judicialmente sus deudas los juzgados se saturarían el primer día. Se calculan entorno a los 50.000 millones de euros de deudas de dudoso cobro.
En este punto debemos hacer un pequeño hincapié en las empresas dedicadas a la compra de deudas con quitas importantes, las cuales se convertirán en las titulares de propiedad de la deuda y dispondrán del derecho a reclamarla. Este aspecto es importante, porqué existe una norma legal que posibilita al deudor a disponer del derecho de recompra de la deuda por el mismo valor por el cual la empresa de recobros que la ha comprado ha pagado, el "derecho de retracto". Por ejemplo, si la deuda fuera de 10.000€ y la entidad bancaria la hubiera vendido por 1.000€, dispondríamos del derecho a comprar nuestra deuda y cancelarla por completo pagando esos 1.000€ a la empresa que la ha comprado. Este derecho es muy poco conocido y debe tramitarse en un período muy reducido, únicamente nueve días naturales desde que somos conocedores de la venta de nuestra deuda y debe seguir unos pasos muy estrictos (en breve publicaremos un artículo tratando este tema).

  • Séptimo paso: posible prescripción de la deuda
Las deudas prescriben, todas, eso debemos tenerlo claro, puesto que nuestros acreedores también lo tendrán presente. Se ha hablado mucho de cuando prescribe una deuda, así como del tipo de deuda, y existe mucha jurisprudencia y norma que nos contradice y a veces nos crea lagunas. Después de consultarlo en infinidad de foros y páginas jurídicas, hemos llegado a la conclusión que las deudas tienen diferentes preescripciones, es decir, dependiendo del tipo de deuda caducará antes o no. Pronto publicaremos un artículo tratando este tema en particular.
las deudas derivadas de préstamos o créditos al consumo caducarían a los 15 años, su capital, y a los 5 la reclamación de los intereses. Esta caducidad de las deudas debe respetar determinados aspectos, sin distinción, siempre y cuando se cumplan unos determinados requisitos: que se comunique fehacientemente al deudor que la deuda existe y que ésta es real, demostrable y acorde a los límites de los intereses de demora. A la vez, los deudores pueden oponerse a estas deudas alegando diferentes preceptos legales, así como provocando que los plazos de prescripción se reduzcan.

Enlaces de interés:
Interesante artículo sobre las fases del recobro de Cetelem

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Explícanos tu experiencia, tu historia, tu opinión, o simplemente comenta nuestra publicación.

* Todos los comentarios deben respetar el aviso legal de Números Tóxicos (consulta aquí el aviso legal).

Este sitio web utiliza cookies de Google para prestar y mejorar la experiencia y los servicios, así como personalizar anuncios y analizar el tráfico web, recibiendo Google información.
Si continúa navegando en este sitio web, entendemos que acepta su uso. Más información sobre cookies.
Política de cookies +