www.noticias.numerostoxicos.info es un espacio donde queremos recoger las noticias más actuales entorno al spam telefónico y el telemarketing, así como todo aquello relacionado con el mundo de Números Tóxicos (telefonía, Internet, acosos y abusos telefónicos, estafas, quejas y denuncias, agencias de recobro, sentencias judiciales...). Queremos ofrecer un lugar para estar informado, y por qué no, para opinar y comentar.


Todos los artículos publicados

Busca en Noticias|Números Tóxicos



NÚMEROS TÓXICOS SOCIAL


Las tácticas y mentiras del recobro

La práctica del recobro es la categoría que más acoso denuncia y que más quejas representa en la web Números Tóxicos. Así lo exponen los comentarios y experiencia, las quejas y denuncias, así como vuestra opinión en las encuestas. Por todo ello, hemos realizado multitud de publicaciones en relación a esta temática, desde las entidades que más la realizan de manera acosadora, pasando por datos y cifras sobre su porcentaje, hasta las prácticas llevadas a cabo, entre otras. 
Creemos que el malestar e indignación que crean este tipo de llamadas (a parte de la impotencia para combatir a corto plazo esta praxis poco ética) deben poder frenarse, o al menos poder reducir la ansiedad y molestia que producen.

A continuación indicamos las principales técnicas de engaño que se utilizan en la gestión del recobro. Creemos que es sumamente importante conocer las tácticas y triquiñuelas, que utilizan los autodenominados gestores, para poder combatir su acoso telefónico.

Las principales mentiras de las que cualquier persona puede ser víctima si es por determinadas circunstancias debe dinero son las siguientes:
  • En ocasiones los teleoperadores no se identifican cuando se les solicita el nombre (suelen indicar que son un gestor, asesor...), indicando nombres ambiguos o generalizados: "departamento de cobros", "departamento de recobro", "asesoría jurídica", "departamento jurídico", "gestión prejudicial", "gestión amistosa de deudas", "gestión de impagados", "departamento de recuperaciones"... No les interesa identificarse adecuadamente por si se les denuncia derivado de las acciones que puedan realizar. (Se debe tener presente que en ocasiones llaman desde otros continentes, Sudamérica principalmente, o bien las gestiones las realizan diferentes personas, razón por la cual no les interesa identificarse).
  • Usan tonos despectivos y en ocasiones groseros para importunar y provocar estrés y nerviosismo al interlocutor. Con esta práctica buscan que el deudor pague de inmediato la deuda para evitar estas situaciones (las cuales no son del agrado de nadie)
  • En ocasiones (en procesos largos de impago) suelen usar la amenaza verbal, indicando que enviarán gente a casa a cobrar, que agredirán al deudor, a familiares... Estas amenazas crean mucho malestar, indignación y en ocasiones furia en las personas, que derivan en un enquistamiento de la deuda e inicios de procesos penales. El motivo de estas amenazas es, por un lado, meter miedo, y por el otro acosar de tal manera que el impago se convierta en un infierno. Son prácticas poco extendidas, pero completamente ilegales. Se recomienda grabar las conversaciones y acudir a la policía a denunciarlo.
  • Contactan con familiares (parejas, padres, hijos, hermanos...) y pueden llegar a informarles en rasgos generales sobre el asunto (que tienen una deuda con la entidad tal). Este hecho, si se desarrolla de tal manera que afecte la dignidad e intimidad de la persona es denunciable. Nunca se puede informar a terceras personas sobre deudas dinerarias.
  • A los familiares que contactan directamente (se llama a teléfonos de padres, hermanos...) en ocasiones se les intenta asustar para que transmitan el miedo a los deudores. Se les indica que su familiar está a punto de ser denunciado a los tribunales, que si no abona tal cantidad sin falta se le van a cobrar unos intereses elevados, que se cancela el contrato...
  • Indican que si no se abona la deuda en un período muy reducido los intereses se van a disparar. Es una táctica para crear miedo y que el deudor pague antes de verse obligado a afrontar más intereses. ninguna entidad bancaria de España (así como de cualquier país con normativa bancaria) puede cobrar intereses superiores o de más que los que marca la ley. Los intereses que pueden cobrar están estipulados en el contrato y por la autoridad bancaria de cada país. En caso de duda se puede acudir a un asesor, al banco o realizar la consulta en la autoridad bancaria del país directamente (en España sería el Banco de España).
  • Informan que van a cancelar el contrato de préstamo o crédito (con las hipotecas no pueden hacerlo, pues hay otro proceso a tal efecto, que es el desahucio derivado de  la demanda judicial, la subasta pública...). Pero nada más haya de la realidad, para realizarlo debe haber un proceso de acuerdo por vía amistosa previo, acciones previas de recobro... todos llevados a cabo sin éxito. A parte deben darse entre 3 y 6 meses para iniciar el proceso monitorio por impago (el cual suele ser muy largo). No es rentable para ninguna entidad bancaria cancelar el contrato o extinguirlo sin antes acudir a las vías legales, pues podría darse la circunstancia que depués reclamar el pago no sea legítimo. El deudor puede pagar las mensualidades durante el período del contrato y mientras no haya resolución judicial firme. Suele ser una mentira para provocar el pago de la deuda, derivado del temor de tener que abonar la totalidad si cancelan el contrato. Suelen sumarle elevados intereses de demora y costas (informan entorno al 25-50%, una exageración).
  • Informan que no domiciliarán más recibos. Eso suele ser una mentira my común, creada para provocar el pronto pago de la deuda. Indican también que un recibo devuelto no puede ser enviado de nuevo a la entidad bancaria donde lo tenemos domiciliado. Todo es falso, pero suelen mentir ya que el proceso administrativo de girar de nuevo recibos devueltos y los gastos no les sale rentable. En ocasiones quieren cobrar los recibos atrasados por ingreso en efectivo, transferencia o pago vía tarjeta de crédito de manera telefónica.
Normalmente, las personas que realizan estas prácticas son asesores, teleoperadores o simples administrativos que se dedican a ello. No son abogados, gestores de crédito o personal de la entidad bancaria. Se recomienda desconfiar siempre de sus buenas palabras en cuanto se trate sobre condonación de deuda, rebaja de los intereses, renegociación... Estos aspectos son de los más utilizados en sus tácticas para cionseguir el pago por los siguientes aspectos:

  • Condonación de la deuda: en ocasiones llaman o envían cartas al domicilio (no certificadas) indicando que perdonan una parte de la deuda (puede ir del 10% al 80%, dependiendo de la cantidad y el tiempo que se lleva debiendo). Nunca creer, pues una carta no certificada, sin firma o sello de la entidad, sin la identificación de un cargo (por ejemplo director ejecutivo) no tienen validez alguna. Se han dado casos que la gente ha abonado a duras penas la parte proporcional no condonada, pensando que quedaban libres, y se han llevado la desagradable sorpresa que les seguían reclamando lo mismo o encarecido con más intereses. Esto es debido a que el contrato firmado no contempla esa condonación, y no se ha realizado documento legal que pueda facilitar una condonación. Es un engaño para conseguir una parte del pago. Sólo un documento completo y jurídicamente legal es válido para la condonación. Se recomienda acudir a un asesor económico o abogado especializado (también en los bancos pueden asesorarnos).
  • Rebaja de intereses: otra práctica muy extendida, pues con esta táctica, informan que rebajan la deuda, pero la realidad es que la deuda sigue siendo la misma, desinflada de intereses, los cuales en ocasiones vuelven a producirse (incluso en mayor proporción) cuando se vuelve a dar otro impago. En ocasiones, como no ha documento jurídico válido (en un caso muy similar a la condonación), tras abonar la deuda reclaman de nuevo los intereses. Es otro engaño para conseguir el pago.
  • Renegociación: no suelen informar al deudor, pero la renegociación de la deuda, aunque parezca una buena opción (sobretodo porqué suele reducir la cuota a pagar), a la larga es una condena. Las renegociaciones suelen realizarse en una gran proporción a un interés muy mayor al que se tenía contratado. Así mismo, el periodo de pago aumenta, y en consiguiente se acaba pagando mucho más de lo que se debía antes de la renegociación. Y qué decir si después de renegociar se vuelve a entrar en un período de impago, pues las deudas aumentaran estrepitosamente. Se recomienda encarecidamente asesorarse bien antes de cualquier renegociación de deudas.
Se tiene que tener presente que la mayoría de veces quién llama y acosa telefónicamente son empresas de recobro o agencias de recuperación de deudas, no las propias entidades bancarias. Son las entidades bancarias las únicas que pueden decidir sobre condocar, reducir intereses o renegociar deudas.

Por último, queremos dejar claro que no pretendemos criticar de manera destructiva la gestión del recobro. Al contrario, creemos que cualquier persona o empresa está en su derecho de reclamar deudas (la legalidad de las mismas o la base por la cual se calculan es otro tema). Con lo que no estamos en absoluto de acuerdo es que con la excusa que se busca cobrar una deuda (da igual la cantidad) se atente a la dignidad de las personas, se ataque su intimidad o se acose de manera barriobajera sin fundamento jurídico alguno.
Tenemos la certeza que la inmensa mayoría de empresas dedicadas al recobro realizan su labor de la mejor manera posible, y atienden a sus clientes y deudores de la manera más profesional posible. Pero una pocas empresas y agencias atentan directamente contra este sector, estigmatizándolo y deteriorando la visión que despiertan en la ciudadanía. Ciudadanía cada vez más acuciada por las deudas y el paro, y por si fuera poco, por el acoso telefónico del recobro.
Siempre hemos querido ser imparciales y objetivos en todas nuestras publicaciones, y no generalizamos, sólo explicamos la realidad a partir del testimonio, las denuncias y la experiencia de gente afectada, así como de las denuncias y sentencias públicas resultantes del acoso telefónico del recobro.

8 comentarios:

  1. Lo habéis clavado, sobretodo lo de las llamadas con malos modos, acosadoras a familiares y al trabajo. penoso pero cierto, y lo hacen sin cortarse, menos mal que si denuncias cesan, pero tienes que buscarte la vida para denunciar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no solo engañan a los morosos sino también a los contratantes, solo se asustan si les amenazas con proceso penal por apropiación indebida, ya que si vas por lo civil date por estafado

      Eliminar
  2. Lo que me sorprende es que pese a ese acoso, penséis que el recobro no es lícito.. quizás no algunas formas pero si se debe, lógico es recobrar... si tú prestas dinero quieres que te lo devuelvan, es más... el que presta sabe que lo tiene que pagar y no siempre es cuando el venga en gana o bien, se adquiere un compromiso, si vamos por la vida pisoteando los contratos que firmamos cuando nos conviene y luego pasamos por un impago y nos molesta que nos reclamen lo que es de ellos, entonces tenemos mucha jeta... ellos serán unos acosadores pesados pero el deudor es un sinvergüenza si se pasa el rato esquivando un recobro que legalmente es lícito (ojo no cuento con irregularidades que eso no lo defiendo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente mayoritariamente no paga porqué no puede, no por gusto. a nadie le gusta deber dinero y que te acosen a llamadas, a ti, a tu familia, vecinos, empresa... Por otro lado, hay maneras de recobrar y maneras, pues recibir llamadas con faltas de respeto, insultantes, a altas horas de la noche... y encima amenazando con quitarte la casa, el coche y más de esas milongas por una mierda de deuda de tarjeta de crédito es puro acoso. En mi caso lo denuncié y cesó, gracias a dios, pero duró meses y meses. Ah, el dinero lo tengo, pero tras ese acoso y faltas de respeto he decidido que me lleven a juicio y pagar cuando un juez me lo diga. Con esas formas solo consiguen eso.

      Eliminar
    2. Muy bien.Yo tambien voy a denunciar Gescobro y Santander.Ademas con tarjetas canceladas hace 4 años...sin deber nada...

      Eliminar
    3. eres uno de esos ,me da a mi|||

      Eliminar
  3. Lo peor de todo son las empresas que contratan a estas agencias de recobro cuando son ellos los que previamente incumplen sistemáticamente sus compromisos contractuales. Cuando el usuario que sufre el abuso decide romper el contrato por incumplimiento, la empresa le considera moroso y le reclaman la deuda a través de estas agencias. Un ejemplo de estas malas prácticas es QdQ Media (Mafia - Estafa).

    ResponderEliminar
  4. Flipante, mi mujer recibió una llamada de recobradoras con acento sudamericano en nombre de City Banc y literalmente, con malas palabras, le dijeron que debía dinero de una tarjeta de crédito y que si no pagaba enviaban a gente a romperme las piernas a casa. mi mujer la puso de vuelta y media, lógicamente lo denunciamos al propio banco, al banco de España y a la agencia de protección de datos. Estas llamadas rozan la ilegalidad, pero cesaron de inmediato, el próximo paso el juzgado, aunque no ha hecho falta.

    ResponderEliminar

Explícanos tu experiencia, tu historia, tu opinión, o simplemente comenta nuestra publicación.

* Todos los comentarios deben respetar el aviso legal de Números Tóxicos (consulta aquí el aviso legal).

Este sitio web utiliza cookies de Google para prestar y mejorar la experiencia y los servicios, así como personalizar anuncios y analizar el tráfico web, recibiendo Google información.
Si continúa navegando en este sitio web, entendemos que acepta su uso. Más información sobre cookies.
Política de cookies +